Publicado: 8 de Mayo de 2014 a las 13:18


Debido a la  búsqueda de nuevos aditivos para el hormigón, se ha desarrollado un producto inorgánico exento de cloruros y otros componentes perjudiciales para le hormigón, a base de óxido de calcio tratado térmicamente de manera especial, para compensar la contracción en el fraguado y crear una microexpansión adicional.

Gracias a éste producto, aplicándolo en la forma constructiva adecuada se pueden eliminar las juntas deterioradas de pavimentos ya construidos.

 Suprimiendo las juntas conseguimos más larga vida de los pavimentos, filtraciones de agua y otros líquidos; más velocidad de transito de los vehículos como carretones hidráulicos, aumentando la rentabilidad y gastos de reparación.